Paseaba recordando a cachitos los episodios de su historia juntas. Aquella vez que por fin se atrevieron y se dieron la mano, cuando se besaron por primera, por segunda y por tercera vez. Aquella otra en que, con un par de copas y ansiosas por tocarse, se metieron mano mutuamente y sin vergüenza en la esquina al salir del bar y escucharon los silbidos de quien pasaba por allí. En cada lugar un cachito de amor. En cada esquina un trozo de su corazón…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *