Pages Menu
TwitterRss
Categories Menu

Posted by on Jul 11, 2017 in Destacado, Pequeños Grandes Gestos | 0 comments

Hogar – Desaparecer – Desahuciar

Hogar – Desaparecer – Desahuciar

 

“Dibuja una casa”

Esa fue la frase con la que Nati y yo le pedimos a todo el grupo de niños y niñas de la Escuela de Derechos de PAH Madrid que se enfrentasen a un folio en blanco. Cualquier adulto habría dudado un instante; ellos y ellas no. Cogieron los rotuladores que tenían a su lado y comenzaron a dibujar. Y fue mágico.

No solo dibujaron, narraron con sus colores y con su voz. Se olvidaron de que Nati les enfocaba con su cámara y de manera espontánea me miraron y empezaron a contar cómo era aquella casa, quién vivía en ella, cómo se distribuían los espacios, en qué lado estaban las ventanas, qué se celebraba e, incluso, qué sentimiento la envolvía.

“Estamos celebrando mi cumpleaños”. “Esta es la habitación del ordenador. Pero hace mucho que ya no funciona”. “¡Espera! ¿Puedo pintar algo más? Es que faltan nuestros perros…”. “Pues el azul de alrededor de la casa es… la tristeza”.

Todas esas casas son un hogar. El hogar de Ainhoa, Daniel, Iratxe, Iker, Noelia, Rubén y Samuel.

Como ellos, miles de niños, niñas y adolescentes en este país viven o han vivido con el miedo a perderlo.

Cada día se producen en España 166 desahucios. Son 166 hogares que desaparecen. Se calcula que entre el 70 y el 80% de los casos de desahucios se dan en hogares con menores. Niños y niñas que se despiertan con la incertidumbre de si será el último día en el que podrán volver a su casa, que perciben y sufren la angustia de sus familias además de la suya propia, a quienes el “pacto de silencio” que muchas veces impera para protegerles les acaba haciendo más daño. A quienes el Estado no ve, no reconoce y no protege.

Frente a la impotencia y la soledad con la que las familias enfrentaban los desahucios en España surgió la PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca).  Y con ella un movimiento de solidaridad, de apoyo y de reivindicación de justicia.

Pero mientras que los adultos tenían ya su espacio de encuentro, apoyo, entendimiento y solidaridad, seguía existiendo un vacío para los niños y niñas víctimas de desahucios.

En el verano de 2014 PAH Madrid, Enclave de Evaluación y Qiteria pusieron en marcha un proceso de investigación sobre infancia y desahucios que culminó con la elaboración del informe “Te quedarás en la oscuridad. Desahucios, familias e infancia desde un enfoque de derechos”.

Los niños y niñas que participaron en la investigación reclamaron su lugar en la PAH por derecho y con espacio propio. Así surgió la Escuela de Derechos donde periódicamente se reúnen con el equipo de educadoras, educadores y colaboradores para trabajar una formación en Derechos. Los suyos, los que tienen pero el Estado no está protegiendo.

La Convención sobre los Derechos del Niño, la Constitución Española, la Ley Orgánica de Protección Jurídica del Menor... deberían ser las herramientas que blindasen la infancia en nuestro país, pero parecen más palabras sobre el papel que poco o ningún efecto están teniendo a la hora de proteger las vidas y los derechos de estos niños y niñas víctimas de desahucios.

Pero la oscuridad se hace luz y cada vez son más las voces que se unen para que estos hogares no desaparezcan. Y para que cuando sea necesario, ellos y ellas puedan volver a dibujar uno nuevo sobre otra hoja en blanco.

Gracias a Marta, a Nati :-), a Fer, a Marga y todo el equipo de PAH Madrid, a Mario y Mercedes, a las madres y abuelas de PAH Madrid y a todos los niños y niñas de la Escuela de Derechos por dejarnos entrar en su hogar. Seguiremos luchando para que lo conserven…

Visita la web sobre “Infancia y desahucios”

 

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *